Logo soymaratonista

Guía definitiva para encontrar tus zapatillas de trail running

Escrito por: SoyMaratonista

Visitas: 709

No hay nada que provoque más dolores de cabeza que la elección de las zapatillas perfectas de trail running. Cuando llega el momento de decirle adiós a tus viejas y cómodas zapatillas, nuestros pies tienen la sensación de “algo muere en el alma, cuando un amigo se va”.

En este momento, comienza la búsqueda, la lectura de cientos de reseñas, análisis y opiniones, mil visitas a tiendas especializadas… Si estás en este momento, si no sabes por dónde empezar, en este artículo os explicamos las claves para elegir correctamente vuestras zapatillas de trail running.

Consejos para elegir tu zapatilla de trail running perfecta

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de elegir tu zapatilla, es a ti mismo. Esta búsqueda es para ti, por eso, tienes que entender tus características. ¿Cuánto pesas?, ¿cómo corres?, ¿necesitas estabilizar el apoyo?, ¿cuánto corres?, ¿dónde corres?.

Estas preguntas no son aleatorias, pues dependiendo de cuanto peses, necesitarás más o menos amortización. Si corres senderos técnicos necesitarás más protección y si corres por terrenos con fango, deberás fijarte en suelas adecuadas para tener tracción.

Cuando hayas identificado las características del tipo de corredor que eres, dónde corres y que esperas de las zapatillas, el siguiente paso consiste en analizar las características que pueden tener las diferentes zapatillas de trail running.

La amortización de la zapatilla de trail running

Para observar la amortización que tiene una zapatilla, debes fijarte en la media suela, este es el elemento clave. El tipo de material utilizado y su espesor, son dos indicadores de una mayor o menor amortización. De estos, depende si es más o menos blanda, y más o menos reactiva (retorno o empuje al despegar).

Hay que tener en cuenta la técnica del corredor: los más eficientes aterrizan con la zona anterior del pie, mientras que los menos eficientes aterrizan por la parte posterior del pie, el talón. En el segundo caso, la estructura ósea recibe el impacto, por lo que el talón debe ir reforzado con más amortización. La amortización también debe ser más generosa para aquellos corredores que pesen más y para las largas distancias.

Sin embargo, más amortización no implica mayor cantidad de material, es decir, más altura. Demasiado material hará que la zapatilla pese más, nos aleje del terreno, perdamos la sensibilidad de lo que tenemos bajo los pies y sean más inestables a la hora de apoyar el pie.

El drop de la zapatilla de trail running

El drop es la diferencia de altura entre el apoyo del talón y el apoyo de la parte anterior del piel al nivel de la mediasuela, creando una inclinación en el pie. El drop en las zapatillas de trail running, va generalmente desde los 12 mm hasta los 4 mm. La elección del drop correcto es muy importante.

Drop zero: la transición aterrizaje-despegue es más natural, por eso, esta opción es adecuada para los amantes del natural running.

Drop de 4 mm: es prácticamente plano, se trata de un drop adapto a corredores con una buena técnica de carrera que aterrizan con la parte anterior del pie y buscan el máximo rendimiento deportivo. Encontramos este drop sobre todo en zapatillas rápidas de competición y para distancias cortas.

Drop entre 6 y 10 mm: en este rango se encuentra la mayor parte de las zapatillas. Se encuentra a medio camino entre un drop alto y uno bajo. En cuanto al tipo de carrera, un drop entre 8 y 10 mm para distancias largas, de más de 42 km, y un drop de 6 a 8 mm para distancias más cortas, entre 21 y 42 km.

Drop de 12 mm: son las zapatillas con el drop más elevado en el mercado del trail. Pueden ser adecuadas para principiantes y para aquellos que necesiten una zapatilla que pueda corregir la zancada con el paso de los kms.

Podemos decir que evitando aterrizar con el talón, conseguimos mayor reactividad, echamos el cuerpo hacia adelante y damos impulso con el tobillo. Un drop alto, recomendado para principiantes y corredores con técnica menos depurada, y un drop bajo, para técnicas mucho más depuradas.

¿Cuál es el mejor ajuste para una zapatilla de trail running?

Entendemos el ajuste como la capacidad de la zapatilla de envolver y contener el pie correctamente. Aunque la lógica nos diga que la zapatilla debe estar muy ajustada, no tiene por qué ser así. Es importante tener un buen ajuste del pie cuando queremos afrontar recorridos rápidos y técnicos o de mucho desnivel.

El upper: El upper, tirado por los cordones, envuelve el empeine y los laterales del pie. Asegurando que la planta del pie permanece quieta y en contacto con la plantilla, mientras el empeine de pie permanece quieto en contacto con la lengüeta. El upper puede contener termosellados (piezas de goma) o exoesqueletos de TPU, para mantener la tensión de los cordones hasta la mediasuela. Cuanta más estructura, menos transpiración.

Los cordones: Son los encargados de apretar y ajustar el upper. Tienen que deslizar bien y aplicar una presión uniforme. Es importante que durante la carrera no pierdan tensión. En general, los cordones planos distribuyen mejor la presión y son más difíciles de soltar.

El contrafuerte del talón: El contrafuerte evita el movimiento del talón, asegurando el pie en las subidas y evitando las ampollas. No hace falta que el contrafuerte sea rígido, basta que se adapte al pie y no se mueva.

La horma: Es el espacio interno, donde va el pie. Fundamental para el ajuste, especialmente donde se encuentran los dedos. Cuanto más estrecho y menos espacio haya, obtendremos un fit mejor, lo que implica menos comodidad. En carreras largas donde los pies y los dedos tienden a hincharse, es mejor si el ajuste y el espacio del interior de la zapatilla es más ancho.

La tracción en el trail running

La tracción o grip, es una característica fundamental de las zapatillas de trail running. Es prácticamente imposible que una zapatilla tenga una buena tracción para todos los tipos de terreno: secos o húmedos, duros y compactos o grasos con piedras, hierba o arena suelta.

La tracción de la zapatilla depende del material, la forma y la disposición de los tacos en la suela. Los fabricantes de zapatillas siguen tres estrategias. La primera, es hacer una zapatilla con una tracción que se defienda bien en todos los terrenos sin destacar en ninguno. La segunda, consiste en focalizarse en un tipo de terreno y condiciones e ignorar completamente del resto. La tercera, es una mezcla de las otras dos, es decir intentar tener una tracción mejor en un tipo de recorrido, sin llegar a ser el mejor de todos, y seguir siendo aceptable en otros tipos de recorridos.

Para darte algunas indicaciones, la elección de un material más blando proporciona una tracción mayor, es más pegajoso, útil en terrenos húmedos o blandos. Sin embargo, un compuesto duro es más útil en terrenos compactos. En cuanto a la disposición de los tacos, cuanto más altos y separados, muerden mejor el terreno y dan una mayor tracción en terrenos blandos. Para terrenos fangosos o blandos hace falta, al menos, tacos de 5 mm con forma y disposición adecuada para evacuar bien el barro. Tacos más planos y anchos, darán mejor rendimiento en pistas.

Protección en las zapatillas de trail

Es habitual hacerse daño en los pies durante una carrera: la típica patada a una piedra o una raíz, el recorrido está lleno de enemigos, por eso hay que tener el pie protegido adecuadamente. Desde la planta del pie, pasando por los dedos, el empeine, hasta los laterales.

La reina de la protección de la planta del pie es la placa anti-rocas, una pieza de un material duro cómo un plástico o carbono, que se posiciona entre la suela y la mediasuela. Ten en cuenta que es menos flexible, pero es perfecta para plantas del pie delicadas.

El bumper es lo mejor para proteger los dedos y las uñas, este está hecho de materiales más o menos rígidos y recubren más o menos la superficie de la punta de la zapatilla, la elección varía según las características del terreno.

La firmeza de las zapatillas de trail running

Con firmeza, hablamos de la capacidad de corregir la pisada del corredor. El soporte compensa la pronación o supinación del corredor. En las carreras por montaña prácticamente carece de sentido ya que cada paso que damos en un sendero de montaña es completamente distinto.

Sin embargo, en las carreras muy largas y en terrenos duros, no está mal tener un soporte más consistente y un sistema que ayude a apoyar los pies correctamente. Con el pasar de los kilómetros y con la fatiga muscular empezamos a ser menos eficientes.

Para medir la firmeza debemos fijarnos en una mediasuela que no ceda mucho y en el contrafuerte posterior.


La plantilla y la lengüeta de las zapatillas de trail running

La plantilla de las zapatillas de correr es un elemento que suele pasar desapercibido. Sin embargo, si la plantilla no está a la altura estropeará una carrera feliz y sin problemas. La mejor plantilla es aquella que no se nota, que no da problemas, es cómoda y se mantiene en su sitio.

La lengüeta también cae en el olvido. Sin embargo, se trata de un elemento muy importante y fundamental para no tener problemas en el empeine del pie. Recoge la tensión generada por los cordones, por lo que debe ser acolchada, pero no demasiado espesa, para mantener transpirabilidad. Hoy en día casi todas las lengüetas están cosidas o son parte integrante del upper, para evitar la entrada de piedrecitas.


Zapatillas de trail running transpirables e impermeables


Una zapatilla más impermeable, seguramente, será menos transpirante. Es muy importante saber dónde y en qué condiciones vamos a utilizar las zapatillas, para elegir una de las dos características anteriores. Una zapatilla transpirante, será capaz de evacuar el sudor y de secarse rápidamente. Si corres en zonas húmedas y frías, puedes pensar en comprar unas zapatillas que tengan algún tratamiento que proteja contra el agua.

Para dar en el clavo con la zapatilla de trail running perfecta debes entender qué tipo de corredor eres y dónde utilizarás las zapatillas. De este modo, la elección será natural y acertada. Acudir a tiendas especializadas, como eMotion running puede ser la solución que estabas buscando. Porque cada corredor es un mundo, los especialistas de eMotion Running te aconsejan sobre el equipamiento que mejor se adapta a tu pisada, biomecánica o entrenos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Planes para correr

ETIQUETAS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest