Correr con hemorroides: guía para maratonistas

Escrito por: Juan Rojas

Visitas:

Las hemorroides internas son un problema muy habitual en la población, que aunque causa molestias, no impide llevar una vida normal, sin embargo, algunas personas creen que las hemorroides son incompatibles con hacer deporte. Esta creencia es totalmente falsa, ya que el ejercicio físico ayuda a disminuir la aparición de esta dolencia e incluso contribuye a minimizar la inflamación de las venas del recto.

Según la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED) y sus estudios realizados por médicos expertos en esta dolencia, la actividad deportiva es recomendable, sin embargo, hay que tener en cuenta que si hay un dolor muy agudo o sangrado es el médico de atención primaria quien debe evaluar el estado del paciente y determinar si se debe o no practicar deporte.

¿Qué son las hemorroides internas?

Hemorroides internas es el nombre que reciben las venas del interior del recto cuando están inflamadas. Al encontrarse dentro no se ven y no suelen ocasionar síntomas, sin embargo, por esfuerzos o alguna irritación pueden sangrar o doler. Las hemorroides internas no suelen necesitar un tratamiento y desaparecen por sí solas, aunque pueden volver a aparecer.

Causas de las hemorroides internas

Las hemorroides internas pueden surgir por diferentes causas, pero las principales son los hábitos de vida, sobre todo a la hora de defecar. Estos son algunos de los más comunes:

  • Hacer esfuerzos al defecar. La presión que se ejerce en la zona provoca la inflamación de las venas.
  • Diarrea. Defecar muy a menudo provoca una gran irritación que puede desencadenar la aparición de hemorroides.
  • Sedentarismo. La falta de actividad física contribuye al estreñimiento.
  • Levantamiento de peso. Ya sea por trabajo o por deporte, el levantamiento de carga habitual ejerce presión en la zona anal.
  • Mala alimentación. Una dieta con poca ingesta de fibra y de líquidos favorece el estreñimiento.
  • Estreñimiento. Unas heces muy duras y la dificultad para evacuarlas son un factor de riesgo para las hemorroides.
  • Genética. A veces las hemorroides son heredadas por familiares con la misma patología.
  • Embarazo. Durante la gestación, las mujeres experimentan un aumento de la presión en la zona rectal debido al peso del feto. También influyen las hormonas y problemas de circulación.
  • Parto. Los partos vaginales en los que se hace un gran esfuerzo empujando para que salga el bebé son un factor de riesgo.

¿Se puede correr con hemorroides?

Como hemos comentado anteriormente, la práctica deportiva debe estar condicionada por la sintomatología de la persona que sufre hemorroides internas, sin embargo los médicos suelen desaconsejar deportes como el remo, el ciclismo, el levantamiento de pesas, la equitación y otras actividades que necesiten un gran esfuerzo o cuyos ejercicios impliquen que haya un roce o presión en la zona anal.

En el caso de que el grado de dolencia no sea grave se puede correr por terrenos blandos, para que el impacto sea menor. Correr tiene un efecto vasodilatador, lo cual ayuda a minimizar las hemorroides, sobre todo si se acompaña del uso de una pomada creada específicamente para esta dolencia. Puedes aplicar la mejor pomada hemorroides que encontrarás en España para aliviar las molestias, pero recuerda siempre consultar a tu médico antes de iniciar cualquier suplementación o medicación.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Etiquetas:

Planes para correr

ETIQUETAS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Pin It on Pinterest